El cumplimiento de la legislación internacional sobre los estándares de exportación e importación se ha convertido en uno de los factores más influyentes en la comercialización de los productos, pues es necesario garantizar su calidad al ingreso y salida de los puertos marítimos o aeropuertos.