En la actualidad la tendencia a prácticas sustentables abarca todas las industrias, incluso la industria alimenticia. Ya en otra de nuestras páginas hablamos sobre las envolturas comestibles, en esta ocasión te traemos información sobre las etiquetas que se comen.

¿QUÉ SON?

Las etiquetas comestibles son etiquetas realizadas con materiales no dañinas que pueden ser consumidas sin riesgo para nosotros. La situación más conocida es tal vez la de las etiquetas que se encuentran en la fruta fresca.

Su función como toda etiqueta, es la informar al consumidor de información importante sobre el producto. Hablando específicamente de frutas o verduras, hay casos en los que las etiquetas pueden mencionar la marca, nivel de maduración, fecha de cosecha, entre otros.

¿DE QUE ESTÁN HECHAS?

Este tipo de etiquetas suele realizarse con materiales comestibles, como fécula de papa, papel de arroz o azúcar, así como tintas y métodos de impresión comestibles.

 

PENSANDO FUERA DE LA CAJA

Las etiquetas para fruta no es lo único en lo que esta tecnología ha prosperado, también en la industria de la Repostería y Pastelería podemos ver sus usos, ya se cómo calcas o etiquetas coloridas para poner encima de los pasteles o como adornos novedosos. También puedes encontrar obleas con impresiones.

Apenas comenzamos a ver la innovación que la necesidad de tener una etiqueta segura de comer puede traer a aspectos de marketing de nuestros productos.

Debemos recordar que estas etiquetas deben ser reguladas y cumplir con la normativa vigente pertinente, algo que tomar en cuenta al buscar este tipo de alternativas, ya que no deben presentar ningún riesgo para los consumidores.

¡Visita nuestra sección de soluciones! Contamos con maquinas etiquetadoras  y tuneles de vapor